Concejala Elgueta rechazó acuerdo para terminar proceso por agresión a Alcalde de Graneros

Por:

El Rancahuaso
12/07/2019

Desde la defensa del Alcalde se buscaba que la concejala agresora se limitara a ofrecer disculpas dentro de la sala de tribunales frente al magistrado, pero fue rechazado el requerimiento.

El Tribunal de Garantía de Graneros llamó a una audiencia de advenimiento para que las partes se allanaran a un acuerdo, como salida alternativa en el caso de la agresión de la concejala Teresa Elgueta en contra del Alcalde de Graneros, Claudio Segovia, el pasado 12 de abril al término de una ceremonia realizada en la Casa de la Cueca de la comuna.

Para el representante del Alcalde de Graneros, el abogado Camilo Umaña, “la voluntad del señor alcalde fue siempre poder arribar a un término satisfactorio rápido, en pos de la paz dentro de la organización municipal y que esta pueda trabajar  para de la comunidad".

En ese contexto, la solicitud que se pidió la defensa del Alcalde fue que la concejala agresora se limitara a ofrecer unas disculpas dentro de la sala de tribunales frente al magistrado y "con eso dábamos por superado el incidente. Lamentablemente ella no accedió a eso. pese a que el tribunal la conminó a que lo realizará, ella se negó". Agregando que esto  implica  "que el proceso va seguir  su curso normal, lo que va a  derivar en un juicio, en el  que nosotros esperamos se obtenga la sanción para la persona que agredió a otra, porque como es sabido en nuestro país, nadie puede agredir  físicamente a otro, por muchas discrepancias que tengan”. 

Al respecto el edil granerino, Claudio Segovia Cofré explicó que “fuimos convocados por el tribunal para poder buscar un acuerdo entre las partes, relacionado con el caso de la concejala señora Teresa Elgueta y este alcalde y las agresiones que recibí. Me presenté en calidad de víctima al tribunal y buscamos un acuerdo porque le propusimos que nuestra voluntad era terminar con este asunto, y  que solamente pidiera disculpas públicas al interior del tribunal para que nos allanáramos al término de esta situación, pero la contraparte no tuvo esa disposición por lo tanto, el proceso continuará y nosotros no cejaremos en defender, no sólo la condición de una persona que es agredida, sino que la condición de un alcalde que es agredido, y en ese sentido, tenemos el deber moral de defender a la autoridad a la que hemos sido investidos como ciudadanos, y junto con ello defender nuestra honra”.