Diputado Raúl Soto pide terminar con los contratos de arriendo de vehículos en el Congreso

Por:

Equipo FDS
09/07/2019

"El costo del arriendo o compra de un vehículo debe ser asumido directamente por el parlamentario no por la Cámara"  

Como un “privilegio irracional y desproporcionado” calificó el diputado por la región de 0’Higgins, Raúl Soto, el contrato suscrito por 51 diputados, para el arriendo permanente de autos con empresas Rent a Car, pagados a través de las asignaciones por gastos operacionales.  

 425 millones anuales, es lo que gasta la Cámara de Diputados anualmente por el arriendo de los vehículos que utilizan 51 parlamentarios, lo que a juicio del diputado Soto, representa un “privilegio irracional y excesivo”, ya que son “recursos del Estado, del fisco chileno que provienen de los contribuyentes de nuestro país”.  

 En la misma línea, Soto realizó un llamado público a la Cámara de Diputados, para terminar con los contratos con arriendos de vehículos con concesionarias y afirmó que: “No podemos permitir que se sigan manteniendo estos contratos que desembolsan una suma mensual de 770 mil pesos por diputado con dineros de la Cámara, tenemos que frenar esta arbitrariedad lo antes posible y que cada uno asuma su gasto de forma personal”.  

Soto aseguró que no ha hecho uso de este “privilegio” por considerarlo “totalmente desproporcional”, además de agregar que: “Nosotros ya tenemos una dieta bastante abultada y algunos de nosotros estamos luchando por limitarla y disminuirla y creo que, si un parlamentario toma la decisión de arrendar o comprar un auto, el costo de este, tiene que ser asumido directamente por él, con su dinero, con su dieta y no, con gastos operacionales que provienen de recursos de la Cámara de Diputados”.  

 “Esos recursos deben estar destinados a la función legislativa, a la función parlamentaria, no la compra o arriendo de vehículos que finalmente pueden terminar siendo particulares”, sentenció Soto, quien ha criticado duramente los privilegios de los parlamentarios y la realidad dispar en relación a lo que viven todos los trabajadores.  

“Tenemos que ser nosotros quienes asumamos el costo del arriendo o la compra de los vehículos en los que nos movilizamos como lo hacen todas las trabajadoras y trabajadores del país”.